martes, 12 de octubre de 2010

La Autonomía Municipal en Colombia de Paula Robledo




Ya esta a la venta el libro de Paula Robledo Silva ¨La Autonomía Municipal en Colombia¨, en donde nos cuenta el desarrollo que ha tenido en Colombia, el artículo primero de nuestra Constitución, en donde se dice que Colombia ¨es un estado unitario con autonomía de sus entidades territoriales¨. Aunque Colombia no es un estado propiamente municipalista, ya que existen entidades territoriales como los Departamentos y la posibilidad de crear regiones y provincias, lo cierto es que después de casi 20 años de haberse promulgado la Constitución de 1991 los municipios siguen siendo las entidades territoriales por excelencia de nuestro ordenamiento territorial.

Desde que se aprobó la elección popular de alcaldes y gobernadores en 1986, se ha dado una tendencia a la descentralización administrativa, financiera y política. También se habla de autonomía. o la potestad que tienen los municipios de dictar normas, que están subordinadas a la Constitución y a la ley, pero que no se pueden equiparar a actos administrativos porque tienen origen en los Concejos y Alcaldes, entidades electivas propiamente democráticas.

El libro que se publica explica las potestades que tienen los municipios en Colombia, bajo la idea de que existe una garantía constitucional a la autonomía municipal que se configura como un principio constitucional que se desarrolla a lo largo de la Carta de 1991. Sin embargo, 20 años después se comprueba que la falta de la promulgación de la Ley de Orgánica de Ordenamiento Territorial, y la recentralización de las finanzas públicas en el Estado hayan hecho que esta garantía constitucional se debilite. No obstante lo anterior, los municipios siguen conservando amplias potestades en la idea que los problemas locales se resuelven desde lo local. Existen todavía problemas como la corrupción que ha llevado el sistema electivo, votos por contratos, o la irresponsabilidad de algunas administraciones que han llevado a la recentralización en el año 2000 con la reforma a la descentralización financiera, en donde se eliminó los ingresos corrientes de la nación y se creó el Sistema General de Participaciones (ahora se piensa limitar también el manejo de las regalías). Sin embargo, los municipios en Colombia siguen siendo la célula de nuestra organización política y jurídica, entidad que merece ser siendo estudiada y reflexionada. Felicitaciones a la autora por la publicación.

Los dejo con la reseña de la publicación del Externado.

Para ver la descripción del libro en la página de publicaciones pinche aquí.

El desarrollo que el municipalismo experimenta en muchos países está ligado a las transformaciones que vive hoy el Estado Constitucional. Esto significa que varias de las funciones que tradicionalmente han correspondido al Estado central se trasladen a las entidades territoriales, entre ellas los municipios. Las Constituciones actuales atribuyen a los municipios autonomía suficiente como para gestionar sus intereses. Tienen, pues, potestad para determinar sus propios fines y establecer los medios para alcanzar dichos objetivos, poseen, además, capacidad normativa. Ésta, aunque subordinada a lo dispuesto en la Constitución y la ley, no puede equipararse a la potestad reglamentaria, porque proviene de autoridades de naturaleza representativa, elegidas, según los distintos sistemas jurídicos, directamente por los ciudadanos. La trascendencia de la autonomía municipal resulta innegable para el Derecho Constitucional, no solo porque se convierte en eje de la estructura territorial del Estado sino también porque es un elemento esencial del Estado democrático. Con este libro se pretende llevar a cabo una interpretación de la autonomía municipal en el sistema jurídico colombiano que busca aportar elementos para orientar y enfocar, con mayor claridad, algunos de los principales problemas que suscita nuestra organización territorial.



No hay comentarios:

Publicar un comentario